top of page

Compra y venta de propiedades: los 5 riesgos de operar sin inmobiliaria

Desde posibles estafas hasta costos extras son algunos de los peligros de no contar con un asesor especializado. Qué conviene hacer.


Tanto para quien quiere vender un inmueble como para aquel que busca comprarlo, la operación inmobiliaria no es sencilla ya


que lleva detrás muchos aspectos que no todos tienen en cuenta. Desde la documentación y los más mínimos detalles hasta las trampas y riesgos que vienen de la mano de una operación que involucra importantes sumas de dinero.


Por lo tanto, si no se tiene la experiencia y los conocimientos necesarios acerca de la compra y venta de propiedades podría resultar bastante complejo. Ahora bien, realizar la operación a través de una inmobiliaria implicará un gasto extra, pero también será la forma más segura de llevar adelante este proceso y evitar un posible problema económico.

¿Cuáles son los riesgos de operar sin asesoría especializada al iniciar una operación de compra, venta o alquiler de inmuebles?


¿Cuáles son los 5 riesgos de no operar con inmobiliaria al comprar o vender una propiedad?

Tasación real, riesgos de estafa y plazos de venta son algunos de los factores que evalúan compradores y vendedores a la hora de elegir o no el servicio de una inmobiliaria. Desde el portal de clasificados inmobiliarios online Zonaprop junto varios expertos del sector consultados por Clarín, se hizo foco en los 5 riesgos más importantes que hay que tener en cuenta.

1. Falta de conocimiento del mercado

Al comprar o vender un inmueble, uno de los riesgos más grandes es la falta de conocimiento del mercado inmobiliario, que te puede hacer malvender tu propiedad.

Las inmobiliarias cuentan con la experiencia y el conocimiento necesarios para orientarte, por ejemplo, respecto al precio más adecuado de la propiedad en función de los precios del mercado en la zona y sus características.

En cambio, sin ese asesoramiento, es muy posible que desconozcas el valor real de la propiedad, lo que te puede llevar a querer venderla por un precio demasiado por debajo o por arriba del mercado.

En este sentido, la responsable administrativa y legal de la inmobiliaria Bridge Argentina, Ángeles Arias, sostuvo que "la intervención de la inmobiliaria resulta clave en la negociación entre ambas partes porque se necesita alguien que pueda seguir las distintas instancias desde una posición objetiva, y con conocimientos del mercado, sus valores, tendencias, etc".

"Ese rol debe mediar cuidando los intereses de ambas partes, asegurando una operación justa para ambos", indicó.

2. Mayor tiempo de venta

Otro riesgo que si no se realiza la operación con una inmobiliaria es alargar los plazos de tiempo para encontrar un comprador.

En general, las inmobiliarias tienen una amplia red de contactos y una base de datos de personas que están buscando una propiedad con las características de la que estás vendiendo. Además, las inmobiliarias aplican estrategias de marketing efectivas que pueden acelerar el proceso de venta de inmuebles.

"En cuanto a los tiempos de venta, hay dos factores a destacar. Por un lado, hay menos compradores pero muy activos. En nuestra experiencia, el proceso de compra se redujo en los últimos 2 años de 60 días a 30", describió el socio gerente de Migliorisi Propiedades, Diego Migliorisi.

"El comprador activo está más decidido. Por otro lado, con un proyecto integral de comercialización se puede llegar a todo cliente activo en cuestión de días y eso agiliza también el proceso", destacó.

3. Problemas legales

El proceso de venta de una propiedad implica hacer muchísimos trámites y solicitar documentos legales que se deben conocer. Si no estás familiarizado con estos documentos, podés cometer errores e incluso tener problemas legales por eso.

Las inmobiliarias trabajan con una extensa red de profesionales especialistas, quienes asesoran sobre los documentos legales que son necesarios para concretar la venta de inmuebles. Además, ellos se asegurarán de que todo se haga de manera legal lo que ahorra tiempo, pero sobre todo, futuros problemas.

En esa misma línea, la manager de Gustavo De Simone Soluciones Inmobiliarias, Cintia Azpiazu, explicó que "toda operación posee trámites de ese carácter, como la lectura de la correcta documentación que debe tener la propiedad, redacción de contratos y/o autorizaciones".

"Confección de cláusulas que protejan a las partes intervinientes. Nuestra función como inmobiliaria es asesorar a los clientes en estos temas y garantizarles que se cumplan todos los requisitos legales".

4. Falta de negociación

Las inmobiliarias también trabajan con profesionales que son expertos en negociación, una habilidad que puede ser muy útil durante el proceso de compra o venta de inmuebles. Su objetivo es negociar para llegar a un acuerdo que beneficie a ambas partes.

Al operar solo, como dueño directo, podés tener dificultades para negociar con los compradores o vendedores por tu cuenta, lo que te puede llevar a cerrar un mal acuerdo tanto para vos como para la contraparte.

5. Falta de seguridad

Además de los riesgos que se mencionaron antes, operar sin el respaldo de una inmobiliaria también puede implicar una falta de seguridad durante el proceso de compra o venta.

Es importante tener en cuenta que, aunque no es común, también hay casos de estafas y fraudes en el mercado inmobiliario. Los delincuentes pueden hacerse pasar por compradores interesados y engañar a la persona propietaria para obtener información personal o incluso dinero.

Las inmobiliarias aplican medidas de seguridad para evitar esas situaciones. Por ejemplo, suelen hacer una investigación de antecedentes de quien compra/vende para asegurarse de que se trata de personas confiables y legítimas. Además, suelen estar al tanto de los delitos que se cometen en la zona y pueden alertar sobre posibles riesgos.

Otro aspecto importante que hace a la seguridad durante la compra o la venta de inmuebles tiene que ver con el proceso de pago. Las inmobiliarias asesoran para que el pago se haga de manera segura y adecuada, garantizando que los fondos se transfieran en tiempo y forma.

"Nuestra intermediación ante una operación inmobiliaria puede garantizar que se realice de manera segura y transparente. Con nuestro asesoramiento en materia de seguridad financiera se reduce el riesgo ante un posible fraude. Y acompañamos a los clientes durante todo el proceso de la transacción", destacó Azpiazu.

Fuente:ElClarin

Comments


bottom of page