Día Mundial de la Arquitectura 2020: Hacia un futuro urbano mejor

Coincidiendo con el Día Mundial del Hábitat, el primer lunes de octubre se celebra cada año el Día Mundial de la Arquitectura (DMA).

En 1985, la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas, atendiendo a una recomendación de la Comisión de Asentamientos Humanos, designó que el primer lunes de octubre de cada año sería el Día Mundial del Hábitat, con el objetivo de reflexionar sobre el estado de nuestras ciudades, al mismo tiempo que premiar organizaciones o individuos por su excelente contribución a la mejora de las condiciones de los asentamientos humanos.


En 1997, la Unión Internacional de Arquitectos (UIA) decidió sumarse a esta iniciativa y también instituyó el primer lunes de octubre de cada año como Día Mundial de la Arquitectura, coincidiendo con el Día Mundial del Hábitat. Desde entonces, en esta fecha se celebran varias actividades conmemorativas a escala mundial por parte de las secciones nacionales de la UIA, las agrupaciones profesionales de arquitectos y otras instituciones vinculadas con la arquitectura.

El Día Mundial de la Arquitectura se trata de una celebración dedicada a todos los Colegios Oficiales de Arquitectos y los profesionales que los integran y se dedican a la tarea de construir, como principales operadores de la cultura arquitectónica.

Aún más, teniendo en cuenta que vivimos en un mundo que cambia a gran velocidad, en el que se precisa buscar soluciones para los dos grandes problemas a los que nos enfrentamos a nivel mundial: los movimientos migratorios y el cambio climático, cuestiones que requieren una transformación generalizada y urgente de la forma de utilizar los recursos y de la manera de construir.


Día Mundial de la Arquitectura 2020: Hacia un futuro urbano mejor

Coincidiendo con el lema del Día Mundial del Hábitat de 2020, el Día Mundial de la Arquitectura pretende este año poner el acento en la planificación de las ciudades para que sirvan de hogar digno a las personas.

El tema para 2020 es «Vivienda para todos: Un mejor futuro urbano». Considerando que la vivienda es un derecho humano fundamental, y también ha sido irremplazable en la batalla contra la propagación del virus COVID-19, donde la vivienda puede ser una cuestión de vida o muerte. La pandemia está exacerbando una crisis mundial de vivienda preexistente.


Sin una vivienda adecuada, es imposible llevar a cabo el distanciamiento social y las buenas prácticas de higiene, y alrededor de mil 800 millones de personas, o más del 20 por ciento de la población mundial, carecen de una vivienda adecuada. Hay mil millones de personas que viven en asentamientos informales y más de 100 millones de personas no tienen hogar. Para 2030, el número de personas con viviendas inadecuadas podría aumentar a 3 mil millones.

Los problemas relacionados con la vivienda deben estar en el centro del desarrollo urbano sostenible e inclusivo. COVID-19 ha puesto de relieve la paradoja de la vivienda: en un momento en que las personas necesitan refugio con urgencia, millones de apartamentos y casas están vacías.

La vivienda inclusiva, asequible y adecuada es la clave para la transformación sostenible de nuestras ciudades y comunidades. El Objetivo de Desarrollo Sostenible 11 apunta a ciudades resilientes, inclusivas, seguras y diversas para 2030 y una de las metas es el acceso a viviendas y servicios básicos adecuados, seguros y asequibles para todos y la mejora de los barrios marginales. La pandemia ofrece nuevas oportunidades para que participen todas las partes interesadas.


Las ciudades necesitan líderes que trabajen con las comunidades locales y que reconozcan que es posible ofrecer viviendas para todos. Las estrategias de vivienda, la mejora de los barrios marginales en toda la ciudad y las estrategias de prevención, así como la participación de más de cinco millones de habitantes de barrios marginales, brindan la vía para escalar y acelerar la implementación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible en las ciudades y comunidades en la Década de Acción. Las ciudades deben integrar a los vulnerables, pobres y excluidos en el desarrollo urbano general.

Fuente:onuhabitat

© 2019 Río de la Plata Inmobiliaria - Diseño Co-Marketers