top of page

Las mejores plantas de interior con flor para los meses de frío.

Tener la casa llena de flores no es algo que se pueda conseguir solamente en primavera o verano. También es posible decorar nuestros espacios con plantas de interior que florecen durante los meses más fríos del año.

Cultivarlas es una estupenda manera de combatir el desánimo de este invierno tan atípico y de poner color y naturalidad en cualquier rincón de nuestra casa.

Te dejamos una decena de plantas de interior que son una delicia, para que puedas elegir a tu gusto.


Ciclamen (Cyclamen persicum)


Si hay una planta perfecta para el invierno es, sin duda, el ciclamen. De hecho, necesita el frío y las bajas temperaturas para florecer y llenarse de color.

Se puede cultivar tanto en interior como en el jardín, aunque los cuidados que requiere difieren ligeramente en uno y otro caso. Si vas a tenerla dentro de casa y quieres disfrutar de sus bellas y coloridas flores, tendrás que ponerla en el lugar más frío, como la cocina por ejemplo, siempre lejos de cualquier fuente de calor. Ten en cuenta que cuando la temperatura es cálida, el ciclamen pierde las flores.

Otro truco para alargar su periodo de floración es protegerla de los rayos directos del sol y regarla de la manera adecuada, sin excesos que podrían dañarla.

Un consejo

Riégala por inmersión sumergiendo la maceta en un recipiente con agua durante unos 15 minutos. Así tu ciclamen absorberá la cantidad de agua que necesite y no más.



Poinsetia o Flor de Pascua (Euphorbia pulcherrima)


Ahora que la Navidad está al caer, la poinsetia irá cobrando mayor protagonismo hasta convertirse en la reina en multitud de casas, con permiso del consabido abeto. La veremos en interiores, adornándolos con su llamativo color rojo intenso, aunque también existen variedades blancas o rosa pálido.

Nos gustan sus frondosas hojas verdes y puntiagudas, y las flores (en realidad brácteas) rojas que esconden las auténticas, mucho más pequeñas, de color amarillo suave.

Para disfrutar de su belleza colócala en un lugar luminoso, pero alejado de los rayos directos del sol y de fuentes de calor como radiadores o estufas.

Riégala unas dos veces por semana, sin encharcar el sustrato.

Cuando tu poinsetia pierda las hojas, ya después de Navidad, habrá llegado el momento de podarla, cortando bastante los tallos.



Violeta africana (Saintpauila spp.)


Aunque se trata de una planta de pequeño tamaño, la violeta africana no pasa desapercibida. De ello se encargan sus atractivas flores que podrás disfrutar prácticamente durante todo el año, incluidos los meses más fríos.

La mayoría de las violetas africanas hacen gala a su nombre y muestran flores de dicho color, pero también se pueden encontrar ejemplares exóticos con flores rosas, blancas y azules.

Un consejo

Búscale un lugar luminoso, y riégala desde abajo colocando la maceta sobre un plato con agua. De esta forma no se mojarán sus hojas aterciopeladas y evitarás que se pudran.



Camelia (Camellia japonica)

Procedente de remotas tierras asiáticas, la camelia llegó a Europa hace siglos para cautivar a los amantes de las plantas y la jardinería. Y aún lo sigue haciendo gracias a su magnífica floración invernal, que llena de color los jardines del norte de España. El clima de la geografía gallega o asturiana le da todo lo que necesita: temperaturas frescas, mucha humedad y un suelo ácido. En cualquier caso, es fácil de cultivar en interiores si la proteges del sol y del calor, la riegas de forma abundante con agua blanda y le proporcionas el sustrato adecuado para plantas acidófilas.

Fuente:Hola



Комментарии


bottom of page