¿Qué pared es la adecuada para decorar con papel pintado?

En decoración de interiores usar el recurso de empapelar una pared ayuda a delimitar espacios y personalizar. Con un papel pintado se lograr infundir carácter y potenciar un estilo o tendencia. Aunque tuvieron una época dorada en la que se usaban para empapelar todas las paredes de una estancia, hoy se reservan para una o dos. Solo los espacios más grandes juegan con papel pintado en todos los frentes. Así que, a la decisión de encontrar el modelo adecuado (¡hay millones de papeles pintados entre los que elegir!) se suma qué pared es la más adecuada para lucirlo. A veces está claro y otras la duda asalta. Sigue leyendo y tendrás las respuestas.

© Scion

Una pared principal vista de frente Revestir una pared con papel pintado es convertirla en la principal de la habitación, en la que acaparará miradas. "Elegir una pared que funcione como principal y que tenga una buena visión frontal. Esto permitirá apreciar bien la composición y que se vea el diseño del papel", indica Daniel desde el estudio de diseño de interiores y decoración Deleite Design. Así como primer consejo para saber qué pared elegir para empapelar es que será perfecta si tiene buena visión frontal. "Proporcionar el tamaño del motivo en el espacio en el que se va a instalar es fundamental para elegir bien un papel pintado y la pared en la que instalarlo", señalan desde Deleite Design (deleitedesign.com). En habitaciones grandes conviene poner papeles con diseños amplios para evitar excesiva repetición que puede resultar mareante. Por el contrario, en habitaciones pequeñas es recomendable optar por motivos mini para que se aprecie el diseño. ¿Qué frente del salón empapelo? Pues aquel que te ayuda a delimitar por uso y ambiente. Por ejemplo, la pared que queda más cerca o centrada del comedor. O la principal del estar en la que apoya el sofá. Incluso, una más pequeña que enmarca el rincón de lectura. Esto te ayudará en cualquier estancia. En el dormitorio puedes escoger entre la pared del cabecero por la zona de descanso o para demarcar es espacio del tocador o vestidor. En una zona de trabajo, el papel enmarcará el escritorio o la zona de almacenaje. Incluso en una habitación infantil (donde también se puede usar el papel para decorar) servirá para diferenciar área de descanso y de juegos. Esta duda puede surgir cuando quieres aportar por papel pintado. ¿Lo instalo en una o en dos paredes? Lo ideal es que sea en dos paredes contiguas, más que enfrentadas. Así se da unidad con la misma idea de demarcar el espacio a destacar con el papel pintado. El efecto de continuidad concede espacio y sensación de amplitud. Es una buena opción cuando se escogen papeles pintados más neutros. Los diseños llamativos es mejor reservarlos para un frente únicamente. "Pintar el resto de paredes de una estancia del color del fondo del papel es una buena idea para que quede integrado en el espacio. Esto se puede hacer con una carta de color, escogiendo el tono más cercano", aconseja Daniel. De esta manera, aunque el papel pintado se coloque en una sola pared, el efecto de integración será total. El papel pintado ayuda en un espacio a jugar con los efectos ópticos de tal manera que si es estrecho se pueda visualmente ensanchar o si es corto, alargar. En los pasillos esta idea es fundamental. Pero también en recibidores o cualquier otra estancia pequeña. El papel puede dar profundidad si escoges un mural fotográfico o puede redimensionar con geométricos. Así que presta atención a qué sensación tienes en la habitación. Esto te dará la clave para elegir la pared más adecuada a empapelar. La razón de no escoger la pared de la ventana para empapelar es que por un lado el papel pintado se luce menos porque la ventana ocupa un espacio en ella y por otro porque la luz natural entra directamente y verás el papel a contraluz, haciendo que se pierda su efecto decorativo. Así que, si es posible, escoge otra pared para empapelar. Ocurre lo mismo con los frentes que tienen varias puertas. No por la entrada de luz en este caso sino porque el papel quedar "recortado". Una pieza principal, un mueble estrella, un complemento personal… cualquier elemento que sea especial y que sepas que destaca en el conjunto te dará la pista sobre la pared en la que debes empapelar. Precisamente para destacarlo aún más puedes revestir ese frente con papel pintado. Uno en los mismos tonos que el mueble para crear un efecto "tono sobre tono" o en aquellos que contraste para potenciar su presencia. Desde Deleite Design nos explican que "es recomendable ver una muestra de papel pintado en el espacio donde se va a instalar y posicionarlo en la pared donde irá para ver como le da la luz y como funciona en el ambiente". Y nos dan las pautas de cómo trabajan ellos cuando tienen que colocar papel pintado: "nosotros solemos hacer un alzado de la pared y poner mediante fotomontaje el papel para ver cómo queda y si se notan demasiado las repeticiones. Esto ayuda a comprobar si el tamaño del patrón es el adecuado". "Utilizar los tonos del papel en los textiles y otros elementos de la habitación consigue una imagen armoniosa y proporciona la presencia de cada uno de los colores", recuerda Daniel de Deleite Design, como ocurre en este dormitorio decorado por ellos en una construcción del arquitecto Sánchez Arcas. Así que escoge papel, la pared en la que instalarlo y completa la decoración con este consejo. Sin abusar, solo notas o pinceladas. Se trata de equilibrar.

Fuente:Hola

© 2019 Río de la Plata Inmobiliaria - Diseño Co-Marketers