El negocio inmobiliario crece en Uruguay de la mano de los argentinos.

Con la apertura de fronteras, se dispararon las consultas para alquileres temporario; cuáles son las zonas más buscadas y cuánto salen las propiedades.

Las inmobiliarias que operan en Uruguay registraron un aumento del 40% en la demanda de alquileres temporarios por parte de argentinos.


Después de un año y medio de blindaje turístico, Uruguay se prepara para lo que auguran será una de las temporadas más exitosas de los últimos años. A partir de la apertura de fronteras y las flexibilizaciones de los protocolos, sumado a la posibilidad de aplicarse la vacuna Pfizer, las inmobiliarias comenzaron a recibir reservas con una inusual anticipación.

A la habitual consulta por los alquileres de temporada se suma un nuevo negocio que creció exponencialmente en el último tiempo: los alquileres temporarios de turistas que viajan a probar la vida en Uruguay.


Según los brokers de Uruguay, los alquileres temporarios de argentinos en Montevideo crecieron un 40%. La tendencia se repite en Punta del Este, que vivió un inverno histórico en términos de ocupación de viviendas y apertura de negocios.

¿Cuál es el perfil de los buscadores? Se trata de personas de entre 25 y 35 años que alquilan por tres o cuatro meses unidades amobladas y equipadas para probar la vida antes de mudarse definitivamente al país vecino. En Punta del Este también se está viendo este fenómeno.

La tendencia al éxodo, sobre todo entre gente joven, creció desde 2019 y se reactivó con la reapertura de fronteras este mes. Según datos de la Dirección Nacional de Migraciones, solo en lo que va de este año, se mudaron a otro país más de 26.000 personas, 10.000 menos que los registrados por Datos macro entre 2017 y 2019, o sea en un periodo de tres años.


En el último tiempo en Uruguay ha habido un aumento del 40% en la demanda de alquileres temporarios por parte de argentinos. Se trata de un público de unos 30 años en promedio que busca rentar apartamentos por períodos cortos, de entre 3 y 4 meses, con el objetivo de buscar oportunidades laborales y probar la vida en la ciudad. En general, son parejas jóvenes sin hijos que alquilan unidades chicas, de uno o dos ambientes, en zonas de vivienda promovida.


Desde que se dispuso la apertura de fronteras el 1 de noviembre para todas las personas que estén vacunadas, hubo un 25% más de consultas en relación a los años pre pandemia, sobre todo en estos últimos 20 días. Esto se debe a que muchas familias aprovechan sus estadías para realizar consultas sobre la radicación definitiva o parcial, haciendo entrevistas en los principales colegios, y también en búsqueda de nuevos negocios.


En muchos casos, las inmobiliarias transformaron sus servicios y uno de los nuevos ejes del negocio contiene la función de asesorar a los clientes en relación a la relocación y la obtención de residencia legal.