Precios y tendencias del verano post pandemia en Punta del Este

Casas con todo para no moverse, estadías más largas y los que compran para mudarse.

El 1° de noviembre reabren las fronteras en Uruguay para el turismo extranjero ya vacunado. Las consultas en las inmobiliarias marcan nuevas tendencias.

Por Federica Bordaberry fuente: Infobae

El 1º de noviembre es la fecha anunciada por el gobierno uruguayo para la apertura de fronteras a extranjeros. A partir de entonces, podrán ingresar todos aquellos que estén inmunizados con la pauta completa y que tengan un test de PCR negativo.

Estamos expectantes de la situación pospandemia, o por lo menos ahora que estamos saliendo de lo más grave”, dice Javier Sena, presidente de la Cámara Inmobiliaria de Punta del Este y Maldonado. Lo mismo dice Sylvia Arcidiaco, presidenta de la Asociación de Agentes Inmobiliarios del Uruguay: “Mucha expectativa, esperamos que el mercado se revitalice en la medida en que la frontera se abra no solo para propietarios”.

Las consultas por alquileres en la ciudad de Punta del Este están en crecimiento, contó Sena a Infobae. Sin embargo, las inmobiliarias recién están armándose para recibir consultas como si estuvieran en temporada por la fecha de la reapertura.

“Va a ser una temporada distinta a la pasada, sabemos que va a ser mejor y hemos solicitado a los propietarios que no suban los precios más que en temporadas anteriores”, agrega Sena. Las propiedades de alto nivel siempre suelen alquilarse, según Juan Pablo Parolin de Parolin y Asociados. Lo que posiblemente se vea afectado este verano son las propiedades de nivel medio, “por el dólar en Argentina y sus elecciones”, dice.

Virginia Zaffaroni, del Grupo Zaffaroni, explica que, por lo general a los Argentinos le gusta mas la playa brava. y a los uruguayos, la mansa. “Tenemos mas consultas que en los dos años anteriores que fueron bastante malos en cuanto a movimiento de turistas. sobre todo de argentinos. Se está consultando tanto para alquiler anual como para temporal, tambien por compra de inmuebles”.

Estima que entre el 70% y el 75% de los turistas que ingresen al país serán argentinos, como ya es la tendencia desde los años previos a la pandemia. El total de turistas que ingresaban a Uruguay cada emprada de verano, en circunstancias regulares, era de cuatro millones de personas. Casi tres de cada cuatro eran argentinos y el resto se divide entre brasileros, paraguayos y algunos europeos.

La gente todavía no está concretando mucho, más que nada son consultas”, agrega Parolin.

“La estrella del último año ha sido la casa con piscina y con barbacoa. Se queda la familia un tiempo largo y no convive con más gente en lugares muy concurridos. El año pasado se agotaron todas esas casas en Punta del Este”, dice Juan Francisco Bistiancic, de Bistiancic Propiedades.


Los argentinos representan entre el 70% y el 75% de los turistas extranjeros que veranean en Uruguay

Zaffaroni agrega otro dato de una nueva tendencia: si en temporadas anteriores se alquilaba del 26 de diciembre al 10 de enero, en promedio, ahora se está consultando por períodos de alquiler mucho más largos, de uno a tres meses.

Además de las casas con piscina y barbacoa, también creció mucho el interés en edificios con ammenities y que sean modernos, cuenta Parolin. Según Zaffaroni, los uruguayos suelen pedir alquileres de inmuebles desde Chihuahua hasta el puerto y los argentinos y brasileros desde el Faro de la península hasta José Ignacio.

Los precios dependen de las ubicaciones, pero Bistiancic dice que se pueden encontrar alojamientos desde 50 dólares la noche, hasta los 2.000 e incluso más.

“El gobierno ha dado una cantidad de incentivos para que los turistas ingresen al país”, dice. Los incentivos son, por ejemplo, rebajas en el impuesto IVA, descuentos de IRPF y descuentos con tarjetas de crédito para los extranjeros. “Es para que los turistas puedan disfrutar, la gente está esperando para atenderlos como corresponde, con buen servicio y buena onda”, agrega.

Punta del Este recibía, en enero, antes de la pandemia, alrededor de 500.000 personas y continúa agrandándose. Se construyen apartamentos, casas, chacras. Entre esa cantidad de gente que alberga la ciudad se incluyen los propietarios que veranean en sus casas, las personas que alquilan y la hotelería. En febrero, hay entre un 20% y un 25% de disminución en la cantidad de gente que se queda allí.

Es habitual que la ciudad y sus alrededores se empiecen a poblar el 31 de enero para festejar Año Nuevo. En marzo y en abril, aunque los alquileres son mucho más bajos, el tiempo continúa siendo favorable para estar en la costa uruguaya.

Al momento, en Punta del Este y Maldonado están habilitadas para trabajar alrededor de 450 inmobiliarias. Sin embargo, aún hay muchos portales que no están registrados y no pagan impuestos que funcionan como forma de alquiler para extranjeros.


La Cámara Inmobiliaria de Punta del Este y Maldonado recibe cada vez más consultas de argentinos que no solo buscan una propiedad para veranear sino que analizan afincarse en Uruguay.

La compra, casi tan importante como el alquiler

“Uruguay tiene seguridad en la parte jurídica, en la parte económica, en la social y en la salud”, dice Sena. Para lograr inversiones en inmuebles, todas esas características son muy importantes para quienes pretenden comprar. “Uruguay como país responsable está haciendo esto hace mucho tiempo”, comenta.

Desde la Cámara Inmobiliaria de Punta del Este y Maldonado, se sabe que se han hecho consultas por parte de los argentinos para radicarse en Uruguay por esa simple razón: sus seguridades. Además de ello, según Sena, Uruguay es un buen lugar para hacer home office ya que presenta buenos servicios de internet para quienes trabajan a distancia.



Arcidiaco aclara que los públicos de alquiler e inversión son completamente diferentes. Mientras que los primeros son mucho más pasajeros, los segundos invierten por cuestiones de estabilidad. Sin embargo, el público inversor no siempre compra como primera opción, sino que primero se instala a través de alquileres tanto de hogares como de oficinas.

Parolin confirmó que, en los tiempos de pandemia con fronteras cerradas, las ventas de inmuebles en Punta del Este funcionaron muy bien. “Se vendieron muchas propiedades que hace años estaban a la venta y no se habían vendido. Ahora hay una faltante de casas para vivir todo el año, principalmente en la Mansa, que es donde más se busca, y también en los barrios cerrados, donde casi no quedan propiedades a la venta”, dice.

Los precios de compra en Punta del Este son de alrededor de 130.000 dólares los apartamentos de una habitación. Los de dos, rondan una media de 200.000 dólares y los de tres habitaciones comienzan en los 250.000 dólares. Desde ese mismo piso se pueden conseguir casas, que trepan hasta los millones de dólares. Según Parolin, las más vendidas son las que promedian los 500.000 dólares que, en este momento, están escaseando en el mercado.


Fuente: Infobae