Ideas para decorar con almohadones

Actualizado: 6 jul

Decorar con almohadones es una forma de renovar tu living, pero sin necesidad de cambiar los muebles o la pintura. Es una buena estrategia para darle un lavado de cara a este lugar de la casa, sin tener que recurrir a acciones extremas. Si bien pueden parecer un accesorio insignificante, lo cierto es que una buena combinación de almohadones y textiles puede lograr que un ambiente se vea completamente diferente. Es un cambio de decoración simple, rápido y, sobre todo, económico. Es una idea perfecta para aquellos que no pueden redecorar un ambiente de manera total, pero quieren renovarlo de alguna manera.



Aplicar la regla 3-2-1

Una de las principales cuestiones a considerar para decorar con almohadones es que se debe seguir un patrón o una regla y no ordenar los mismos sin ningún sentido. Una regla a tener en cuenta es la 3-2-1, que consiste en colocar 3 almohadones grandes de un mismo color, dos más pequeños con un color o textura diferente a los más grandes y 1 más pequeño con un color intenso y que rompa con el estilo de los anteriores. También se deben tener en cuenta los estampados para generar contrastes con el resto de la decoración.


Ten en cuenta el estilo de decoración

Los almohadones no están exentos de formar parte de la decoración, por lo cual su elección debe depender del estilo que se ha elegido para el ambiente. Si bien los almohadones suelen ser utilizados para romper con la monotonía de los colores del espacio a decorar, no hay que elegir colores que no combinen con el resto de los objetos. Si es una decoración minimalista, no hay que llenar el lugar de almohadones, mientras que en una decoración tipo clásica, deben elegirse estampados de este estilo.


Ten en cuenta textiles con sus texturas

No sólo los colores y estampados deben considerarse a la hora de decorar con almohadones, las texturas también juegan un rol importante y las mantas o alfombras son buenos aliados en este sentido. Una manta en un sofá de cuero ayuda a generar un ambiente más cálido y hogareño, mientras que una alfombra con almohadones cumple el mismo rol. Jugar con los textiles y sus texturas y los almohadones con sus colores es una excelente manera de renovar el living.